25276980041_fbce363592_b

Apple ha presentado el iPhone SE y por fin conocemos sus especificaciones y características. Después de algunas semanas de rumores y filtraciones, las grandes incógnitas sobre el nuevo smartphone de los de Cupertino ya se han desvelado. El tamaño de la pantalla, el procesador, la cámara o la ausencia del Touch ID son algunas de las diferencias de este móvil respecto del iPhone 5S o el iPhone 6. Pero, ¿ha acertado Apple?

En primer lugar, el tamaño de la pantalla es un asunto controvertido. Apple dice que es el móvil de cuatro pulgadas “más potente del mercado”, pero la pantalla del iPhone SE puede resultar limitante. Algunos usuarios del iPhone 6S Plus dijeron que la pantalla de 5’5 pulgadas resultaba incómoda y la compañía lo interpretó como una petición popular para recuperar el formato del iPhone 5S o del superventas iPhone 4.Quizás lo más apropiado hubiese sido apostar por un tamaño intermedio, algo como las 4’7 pulgadas del iPhone 6.

Con todo, no existe otro terminal con estas prestaciones de última generación y este tamaño. El mercado de los teléfonos Android evoluciona, cada día más, hacia las pantallas grandes. Tiene sentido que Apple intente seducir al público que busca manejar su móvil con una sola mano y que está dispuesto a sacrificar la comodidad que ofrece un panel de grandes dimensiones.

iPhone SE vs iPhone 6, ¿cuáles son las diferencias?

En el diseño han sido conservadores. Los bordes angulosos y las dimensiones del terminal nos recuerdan que estamos ante un dispositivo más cerca del iPhone 5S que del iPhone 6. Apple no ha querido confundir a los usuarios ni con el nombre del nuevo producto ni con su aspecto. No estamos antes un buque insignia ni ante un modelo alternativo de la serie 6, se trata de una revisión o, mejor dicho, de una puesta a punto del iPhone 5S. Eso sí, está construído con materiales de primera calidad, nada de piezas de plástico como las del iPhone 5C.

En cuanto al hardware, el lavado de cara ha resultado un éxito. Integra el procesador A9 apoyado en un coprocesador M9, ambos componentes de la última generación de chipsets de la compañía. El rendimiento es muy superior al del iPhone 5S, se dobla la velocidad de la CPU y la GPU, así que en este sentido han creado un dispositivo que cumple con los requisitos que exigen los usuarios actualmente.