portada-cuchilla

Tanto si usas maquinillas de desechable o de recambio, te habrás fijado en que estas cuchillas pierden el filo tras pocos usos. Puedes creer que es su ciclo de vida natural, pero lo cierto es que es un flagrante caso de obsolescencia programada.

Las antiguas maquinillas, aquellas de nuestros abuelos, eran mucho mejores, más resistentes y duraderas. Tal vez no tendrían 3, 4, 5 o 6 cuchillas alienadas, ni cabezal basculante pero funcionaban igual de bien.

Para colmo, eran menos contaminantes pues, además de poder cambiar exclusivamente la cuchilla y reutilizar el mango y el cabezal, todas se podían afilar.

Junto a la espuma y demás enseres que las marcas de afeitado y cuidado facial masculino vendían, nuestros abuelos usaban el afilador de cuchillas. Una especie de tira de cuero que permitía afilar la hoja haciendo que su maquinilla o navaja durara mucho más tiempo.

Ahora como antes

Lo cierto es que aunque las compañías actuales fabriquen sus maquinillas para hacernos consumir, existe una manera de afilar las cuchillas para aumentar su vida útil.

Es muy sencillo, solo necesitaremos unos pantalones vaqueros viejos y seguir las instrucciones de este breve video explicativo. En menos de 2 minutos, ¡cuchillas nuevas!

No lo dudes más y ahorra mucho dinero con este fantástico truco.


link: https://www.youtube.com/watch?v=CP2ShhWglAQ